6 Formas de reducir la contaminación por plástico en los océanos

plástico en el océano

La contaminación causada por el plástico es uno de los problemas ambientales más graves hoy en día. Tan sólo Australia produce alrededor de 2 a 3 millones de toneladas de plástico cada año, de las cuales 130 mil terminan en el océano. Ser conscientes de este problema es un buen comienzo, sin embargo, lo más importante es comprender lo que podemos hacer para solucionarlo. Si trabajamos todos juntos podemos contribuir a los esfuerzos de las diferentes organizaciones mundiales que trabajan todos los días para reducir esta marea de contaminación que amenaza nuestros océanos.

A continuación mostramos 6 métodos sencillos pero efectivos para reducir nuestra huella de plástico en el océano:


Reducir el uso de plástico desechable

Unas de las formas más fáciles de reducir el uso de plástico es dejar de comprar cubiertos desechables, envases para llevar, envases de café desechables y botellas de plástico. Es nuestra responsabilidad como consumidores reducir este tipo de consumo de plástico. En lugar de comprar botellas de agua, invierte en un filtro de agua de calidad para que puedas beber agua del grifo y compra un envase reutilizable de aluminio para llevar el agua. Puedes conseguir envases de aluminio tipo termos que mantienen  el líquido frio o caliente por mucho más tiempo.


Evitar las microperlas

Son pequeñas partículas de plástico que a menudo se añaden a los productos de belleza y cuidado personal y que actúan como agentes exfoliantes en jabones, cremas faciales e incluso en la pasta de dientes. Debido a que son tan pequeñas, son capaces de pasar fácilmente a través de las plantas de tratamiento de aguas residuales sin filtrar antes de terminar en la vía fluvial local y eventualmente en el océano. 

El alto riesgo que estas microperlas representan para el ambiente marino es tan grave que ha llevado a varios países a introducir prohibiciones a los productos que las contienen. 

Lamentablemente, muchas de esas prohibiciones tienen un alcance limitado y aún no se aplican plenamente.


Reciclar correctamente

El reciclaje ha sido una parte importante en la conservación de nuestros recursos naturales y ha contribuido en gran medida a mejorar nuestro medio ambiente desde hace muchos años. Desafortunadamente, todavía hay muchos que están confundidos acerca de lo que se pude o no se puede reciclar. Todos hemos vistos esos pequeños símbolos y números de reciclaje en nuestros productos de plásticos. La forma más fácil de saber si un plástico es reciclable es buscar estos números en los envases. La mayoría de las botellas de líquidos y bebidas tendrán el número 1 para el PET, que es aceptado por la mayoría de las empresas de reciclaje. Muchos de los envases de plástico más pesados también son reciclables, como los envases de la leche, el jugo o el detergente para la ropa que están marcados con el número 2 para el HDPE y los envases de yogur, margarina y kétchup que tienen un número 5 para el PP.


Reutilizar más y reemplazar menos

La mayoría de los ecologistas está de acuerdo en que el simple reciclaje de plásticos ya no es suficiente para reducir su introducción en el ambiente, por lo que es fundamental que utilicemos otros métodos para combatir nuestro consumo de plásticos. La compra de productos de segunda mano evitará la acumulación de envases de plástico que podrían terminar en el vertedero de forma prematura. Muebles, juguetes, equipos electrónicos, libros, ropa, bicicletas, ropa para bebés, objetos deportivos e instrumentos musicales son a menudo excelentes compras de segunda mano. También puedes considerar reparar tu teléfono en lugar de salir corriendo a comprarte el último modelo que salió recientemente, será muy bueno para nuestro planeta y también para tu bolsillo.


Evitar la brillantina

La brillantina es otro producto hecho de plásticos diminutos que también es letal para nuestras vías fluviales y océanos. Como también es un microplástico, puede ser fácilmente ingerido por los mariscos, el plancton y los peces, que eventualmente terminan en nuestros platos. La buena noticia es que existe una brillantina ecológica hecha con celulosa vegetal y es totalmente biodegradable. Así que, para aquellos que aman darle brillo a la vida, la brillantina ecológica les permitirá disfrutar de una diversión brillante sin sentir ninguna culpa de que pueda dañar la vida marina.


No más pajillas

Diariamente utilizamos medio billón de pajillas de plástico colectivamente. Las pajillas de plástico pueden tardar cientos de años en degradarse completamente, esto hace que su número aumente progresivamente en el medio ambiente si no se desechan correctamente. La solución aquí es fácil, si no necesitas una pajilla, no la uses. Si tienes que usar una, hay muchas alternativas disponibles hoy en dia como las pajillas de acero, vidrio o bambú, que además son reutilizables.


Pensamientos finales

El problema de los plásticos en nuestro planeta en tan grande que puede parecer insuperable, esto puede hacer que pienses que no hay nada realista que puedas hacer para resolver este problema. Sin embargo, los seres humanos son muy ingeniosos y pueden tener ideas brillantes, por lo que no es demasiado tarde para ayudar a salvar a nuestros océanos y a nuestro planeta como un todo.


Deja un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente