8 Técnicas de conservación de la vida silvestre

tecnicas de conservacion de la vida silvestre

Si crees que no hay nada que puedas hacer para ayudar a preservar la hermosa vida silvestre del mundo, piénsalo de nuevo. No tienes que ser un conservacionista profesional para hacer la diferencia. En las siguientes líneas te mostramos unas series técnicas que tú como individuo puedes hacer para ayudar.


Preservar los hábitats naturales

Las praderas, los ríos y los bosques son hábitats naturales para una gran variedad de animales, incluyendo aves e insectos. Cuando estos hábitats son perturbados como resultado de cosas como la contaminación o las construcciones hechas por el hombre, las criaturas que viven en ellos se ven amenazadas. Tú puedes ayudar en este problema siendo parte de la solución y colaborando para preservar estos valiosos hábitats por todos los medios posibles. Recoge la basura, haz lo mejor que puedas para educar a los demás sobre la importancia de mantener los hábitats tal como están, e informa de cualquier problema que notes a las autoridades pertinentes.


Ofrecer agua

Durante los meses del año en que las temperaturas son extremas, los animales de todo tipo suelen tener dificultades para encontrar una fuente constante de agua. Esto se debe a que muchas fuentes naturales se secan durante el verano y se congelan  durante el invierno. Puedes echar una mano simplemente llenando un bebedero para pájaros o un contenedor con agua fresca y colocarlo en un lugar seguro donde los animales sedientos puedan beber en paz sin temor a ser blanco de los depredadores.


Utilizar productos ecológicos

Los químicos y aditivos en tus productos de limpieza y cuidado personal están contribuyendo a las dificultades a la que se enfrenta la vida silvestre en el mundo actualmente. Puedes tener un impacto inmediato y sustancial cambiando a productos ecológicos. Estos productos no solo son inofensivos para los animales, sino que también son mejores para nuestra salud.


Participar en actividades de conservación y sensibilización

Investiga si en tu ciudad hay una organización orientada a la conservación en la que puedas ser voluntario regularmente. También hay muchos grupos en línea a lo que puedes unirte, así como un sinfín de oportunidades para donar a causas que ayuden a la conservación de la vida silvestre.


Colgar comederos para pájaros

A las aves les puede resultar difícil encontrar comida durante algunos meses del año, por lo que algunas de ellas podrían acudir a tu comedero para aves. Sólo asegúrate de alimentar a las aves de la manera correcta, evitando que el alimento sea accesible a otros animales como las hormigas, las ratas, los mapaches y otros mamíferos. En muchos casos, esto puede hacer que los mamíferos terminen dependiendo de los humanos para alimentarse y no puedan conseguir su alimento por su cuenta en la naturaleza.


Dar la bienvenida a la vida silvestre en tu jardín

Es muy fácil hacer que tu jardín sea amigable con la vida silvestre. Por ejemplo, puedes plantar varias flores y arbustos para atraer mariposas y abejas. También debes tener cuidado cuando podes a tus árboles, setos y arbustos, sobre todo durante la primavera y el verano, ya que es cuando los pájaros comienzan a anidar y a tener sus bebes.


Corre la voz

Es importante que todos hagan de la conservación de la naturaleza y la vida silvestre una prioridad en sus vidas, no importa cuán pequeña o grande sea. Desafortunadamente, algunas personas no son conscientes de cómo sus acciones tienen un impacto negativo en el medio ambiente y los animales. Depende de ti educar y guiar a cualquiera que te escuche. La asistencia adecuada puede ayudar a crear nuevos aliados para el mundo de la conservación.


Reciclar

La falta de reciclaje y reutilización está teniendo un efecto perjudicial en muchos hábitats naturales y, como resultado, en toda la vida silvestre. Cuando se trata de vivir un estilo de vida más ecológico, el reciclaje debería ser lo primero en tu lista. Junto con el reciclaje, deberías esforzarte por reducir la cantidad de residuos que creas en general.

Una gran manera de hacerlo es consumir menos alimentos procesados que suelen venderse en envases que a menudo son imposibles de reutilizar o reciclar.

Otra forma, es evitar comprar ropa nueva si no es necesario. La ropa que ya no uses la puedes vender o donar dirigiéndote a una tienda de segunda mano o a una tienda de caridad. Piénsalo dos veces antes de tirar la ropa que ya no uses y cerciórate de su estado para ver si puedes venderla, donarla o reutilizarla.

Marcar la diferencia solo puede hacerse dando pequeños pero consistentes pasos. ¡Toma acción hoy mismo y comienza a vivir un estilo de vida más ecológico!

Deja un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente